Sean bienvenidos a nuestra página que contiene mensajes con doctrina y espiritualidad cristiana provenientes de los documentos de la Iglesia, de los escritos de santos, y de autores tanto clásicos como contemporáneos, donde también aparece algo de nuestra humilde autoría. Vengan regularmente; aquí siempre encontrarán palabras de vida eterna

Lectura orante del Evangelio del Lunes de la Semana 19 del Tiempo Ordinario: Mateo 17,22-27


Danos en este momento, Señor, tu Espíritu Santo en abundancia, para que al orar con tu Palabra podamos entender el mensaje que Tú quieres transmitirnos a nosotros en este día, y para que lo recibamos de tal modo que sea parte de nuestro diario vivir, para siempre. Amén.

1. Lectura

a) Texto del día

Mateo 17,22-27: En aquel tiempo, yendo un día juntos por Galilea, Jesús dijo a sus discípulos: «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres; le matarán, y al tercer día resucitará». Y se entristecieron mucho.

Cuando entraron en Cafarnaúm, se acercaron a Pedro los que cobraban el didracma y le dijeron: «¿No paga vuestro Maestro el didracma?». Dice él: «Sí». Y cuando llegó a casa, se anticipó Jesús a decirle: «¿Qué te parece, Simón?; los reyes de la tierra, ¿de quién cobran tasas o tributo, de sus hijos o de los extraños?». Al contestar él: «De los extraños», Jesús le dijo: «Por tanto, libres están los hijos. Sin embargo, para que no les sirvamos de escándalo, vete al mar, echa el anzuelo, y el primer pez que salga, cógelo, ábrele la boca y encontrarás un estárter. Tómalo y dáselo por mí y por ti».

b) Contexto histórico y cultural

El didracma (dos dracmas) era el tributo equivalente al 1/2 siclo instituido en el Antiguo Testamento para el servicio de la Carpa del Encuentro (Exodo 30,12-16), que en la época de Jesús los judíos requerían como impuesto anual para cubrir las necesidades del Templo de Jerusalén; en tanto que el estáter era equivalente a cuatro dracmas (dos didracmas).

2. Meditación (para leer lenta y pausadamente; deteniéndose a meditar y saborear cada palabra, cada verso y cada estrofa, relacionándolos con el Evangelio del día y con nuestra vida)

La Casa y el Templo

Tú eres la Casa y el Templo,
Señor, eterno y viviente,
roca santa y torre fuerte,
y el edificio es tu cuerpo.

Ese pago del impuesto
que ellos fueron a cobrarte,
se lo das sin demorarte
sólo para dar ejemplo.

Cuando llegue su momento
pretenderán darte muerte
por conservar un inmueble
sólo por un breve tiempo.

Del real santuario, el dueño,
eres Tú, Siervo doliente,
quien a todos los creyentes
resucitas de los muertos.

3. Oración

Ejemplo

Es un ejemplo ese gesto
del cumplimiento leyes,
Señor, pagando el impuesto
que al mundo imponen los reyes;

el escándalo se evita,
concentrándose en lo esencial:
Dios es quien da y nada quita;
todo lo demás es banal.

Amén.

4. Contemplación (en un profundo silencio interior nos abandonamos por unos minutos de un modo contemplativo en el amor del Padre y en la gracia del Hijo, permitiendo que el Espíritu Santo nos inunde. En resumen, intentamos prolongar en el tiempo este momento de paz en la presencia de Dios).

5. Acción

A no escandalizar,
y a cumplir los preceptos legales
que no afecten la fe,
estoy invitado en este día;
es mi acción.
Amén.