Bienvenidos a nuestra página con temas provenientes de documentos de la Iglesia, de escritos de los santos, y de autores clásicos y contemporáneos; donde también aparece algo de nuestra humilde autoría. Vengan regularmente; aquí siempre encontrarán palabras de vida eterna

Lectura orante del Evangelio del Viernes de la Semana 28 del Tiempo Ordinario: Lucas 12,1-7


Danos, Señor, la abundancia de tu Espíritu Santo para que nos asista en este momento en que oraremos con tu Santa Palabra, para que podamos entender el mensaje que nos traes y convertirlo en parte de nuestra vida. Amén.

1. Lectura

a) Texto del día

Lucas 12,1-7: En aquel tiempo, habiéndose reunido miles y miles de personas, hasta pisarse unos a otros, Jesús se puso a decir primeramente a sus discípulos: «Guardaos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía. Nada hay encubierto que no haya de ser descubierto ni oculto que no haya de saberse. Porque cuanto dijisteis en la oscuridad, será oído a la luz, y lo que hablasteis al oído en las habitaciones privadas, será proclamado desde los terrados. Os digo a vosotros, amigos míos: no temáis a los que matan el cuerpo, y después de esto no pueden hacer más. Os mostraré a quién debéis temer: temed a aquel que, después de matar, tiene poder para arrojar a la gehenna; sí, os repito: temed a ése. ¿No se venden cinco pajarillos por dos ases? Pues bien, ni uno de ellos está olvidado ante Dios. Hasta los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No temáis; valéis más que muchos pajarillos».

b) Contexto histórico y cultural

Jesús acaba de tener una disputa con fariseos y escribas por causa de la extrema religiosidad externa que exigen los fariseos en oposición a una fe basada en la conversión interior sincera que predica Jesús.

2. Meditación (para leer lenta y pausadamente; deteniéndose a meditar y saborear cada palabra, cada verso y cada estrofa, relacionándolos con el Evangelio del día y con nuestra vida)

Igual que la levadura

Igual que la levadura,
cuando la harina subía
en una incesante orgía
y toda la masa hizo suya,
así puede un cara dura
con toda su hipocresía,
de toda verdad, vacía,
llenar tu mente de duda.

Mantén siempre tu fe pura
igual que cuando crecías;
porque perderla podrías
con esos asalta viudas.

Tienen actitud tan ruda
buscando feligresía,
pero ellos son tiranía
donde Espíritu no actúa.

Para que no te confundan
no tienes que usar porfía;
sólo haz de Jesús tu guía
y, contra ellos, tendrás cura.

Amén.

3. Oración

Ayúdame, Señor, a discernir
donde estás, y donde no;
y dame la voluntad
de buscarte allí,
donde sí estás.
Amén.

4. Contemplación (en un profundo silencio interior nos abandonamos por unos minutos de un modo contemplativo en el amor del Padre y en la gracia del Hijo, permitiendo que el Espíritu Santo nos inunde. En resumen, intentamos prolongar en el tiempo este momento de paz en la presencia de Dios).

5. Acción

A fortalecer y defender la fe
me siento invitado en el día de hoy;
dame la disposición de hacerlo, Señor.
Amén.

Lectura orante del Evangelio del Jueves de la Semana 28 del Tiempo Ordinario: Lucas 11,47-54


Llénanos de tu Espíritu Santo, Señor, al participar de esta lectura orante de tu Santa Palabra con el Evangelio de este día, para que se abra nuestro entendimiento y se ablanden nuestros corazones al recibir lo que en esta ocasión has decidido comunicarnos, y que nos dispongamos con ánimo a convertirlo en obra en la vida cotidiana de cada uno de nosotros. Amén.

1. Lectura

a) Texto del día

Lucas 11,47-54: En aquel tiempo, el Señor dijo: «¡Ay de vosotros, porque edificáis los sepulcros de los profetas que vuestros padres mataron! Por tanto, sois testigos y estáis de acuerdo con las obras de vuestros padres; porque ellos los mataron y vosotros edificáis sus sepulcros. Por eso dijo la Sabiduría de Dios: ‘Les enviaré profetas y apóstoles, y a algunos los matarán y perseguirán’, para que se pidan cuentas a esta generación de la sangre de todos los profetas derramada desde la creación del mundo, desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, el que pereció entre el altar y el Santuario. Sí, os aseguro que se pedirán cuentas a esta generación. ¡Ay de vosotros, los legistas, que os habéis llevado la llave de la ciencia! No entrasteis vosotros, y a los que están entrando se lo habéis impedido».

Y cuando salió de allí, comenzaron los escribas y fariseos a acosarle implacablemente y hacerle hablar de muchas cosas, buscando, con insidias, cazar alguna palabra de su boca.

b) Contexto histórico y cultural

La invitación a una comida por parte de un fariseo a Jesús ha devenido en una polémica; el fariseo ha criticado que Jesús, y probablemente sus discípulos, no hiciera la limpieza ritual de manos antes de comer, por lo que Jesús condena el puritanismo externo ausente de conversión interior.

2. Meditación (para leer lenta y pausadamente; deteniéndose a meditar y saborear cada palabra, cada verso y cada estrofa, relacionándolos con el Evangelio del día y con nuestra vida)

Profeta

Es la voz de un profeta
un oráculo de ciencia
que taladra la conciencia;
aunque él no parezca asceta,
ponte a la escucha, respeta,
reflexiona y sé sensato,
pues no es propio su mandato,
es de lo alto proveniente;
y siempre te es conveniente
aunque hoy no te sea grato.

3. Oración

Señor, que pueda reconocer tu voz
en tus distintos modos de expresión:
mediante tus profetas de ayer y de hoy,
al recibir una palabra de amor,
en el momento de la oración,
en la penitencia de la confesión,
en el Sacramento de Comunión,
en el Santísimo en la adoración,
cuando se me hace una corrección,
con el necesitado de colaboración,
en el enfermo y en su dolor,
y en mis enfermedades y en mi dolor
Amén.

4. Contemplación (en un profundo silencio interior nos abandonamos por unos minutos de un modo contemplativo en el amor del Padre y en la gracia del Hijo, permitiendo que el Espíritu Santo nos inunde. En resumen, intentamos prolongar en el tiempo este momento de paz en la presencia de Dios).

5. Acción

A la conversión interior
se me invita en el día de hoy;
es mi acción, con tu ayuda, Señor.
Amén.

Lectura orante del Evangelio de la Fiesta de San Lucas, Evangelista: Lucas 10,1-9


Orar con el Evangelio de Cristo

Ven Espíritu Santo en mi auxilio,
pues voy a orar con el Evangelio de Cristo;
con aquellas Palabras que Él nos dijo
en un tiempo, para todos los siglos;
para yo acogerlo cuento contigo,
no sólo entender, también vivirlo,
siendo transformado para ser testigo
sin temor, y capaz de difundirlo.

Amén.

1. Lectura

a) Texto del día

Lucas 10,1-9: En aquel tiempo, el Señor designó a otros setenta y dos, y los envió de dos en dos delante de sí, a todas las ciudades y sitios a donde él había de ir. Y les dijo: «La mies es mucha, y los obreros pocos. Rogad, pues, al dueño de la mies que envíe obreros a su mies. Id; mirad que os envío como corderos en medio de lobos. No llevéis bolsa, ni alforja, ni sandalias. Y no saludéis a nadie en el camino.

En la casa en que entréis, decid primero: ‘Paz a esta casa’. Y si hubiere allí un hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; si no, se volverá a vosotros. Permaneced en la misma casa, comiendo y bebiendo lo que tengan, porque el obrero merece su salario. No vayáis de casa en casa. En la ciudad en que entréis y os reciban, comed lo que os pongan; curad los enfermos que haya en ella, y decidles: ‘El Reino de Dios está cerca de vosotros’».

b) Contexto histórico y cultural

San Lucas, considerado el autor del Evangelio según San Lucas y del Libro de los Hechos de los apóstoles, fue un discípulo de San Pablo, era natural de Antioquía, antigua Turquía, y médico de oficio, con una notable educación y dominio del idioma griego.

2. Meditación (para leer lenta y pausadamente; deteniéndose a meditar y saborear cada palabra, cada verso y cada estrofa, relacionándolos con el Evangelio del día y con nuestra vida)

Anuncia como puedas

Anuncia como puedas
de Dios, la Buena Nueva,
pues cuando a Cristo eleva
su Espíritu se queda.

Ve sal y vete fuera,
de voz o con las letras,
que mucha gente espera
salir de las tinieblas.

Jesús será tu fuerza,
su Espíritu en las venas,
comienza ya y enseña
que el Evangelio llega.

3. Oración

Buscas obreros de Dios

Buscas obreros de Dios
para auxiliar a la gente;
que tu mensaje les llegue,
y compartan la misión.

Y ahora me envías, Señor,
al pueblo a anunciarte,
sus dolencias aliviarles,
y a alegrar su corazón.

"Llega el Reino de Dios"
será el divino mensaje
que, a la mies, mi boca pase.
¡Gracias por elegirme, Señor!

Amén.

4. Contemplación (en un profundo silencio interior nos abandonamos por unos minutos de un modo contemplativo en el amor del Padre y en la gracia del Hijo, permitiendo que el Espíritu Santo nos inunde. En resumen, intentamos prolongar en el tiempo este momento de paz en la presencia de Dios).

5. Acción

Envíame a mí

Envíame a mí a esa labor;
si nadie va, que vaya yo;
si sólo hay dos, uno sea yo;
si hay pocos, aquí estoy, Señor;
y si muchos van, también yo.

Amén.

Lectura orante del Evangelio del Miércoles de la Semana 28 del Tiempo Ordinario: Lucas 11,42-46


Tu Santo Espíritu nos asista, Señor, en este tiempo que estaremos orando con tu Palabra para que cuanto has decidido comunicarnos con ella mediante el Evangelio de este día, lo entendamos de acuerdo a tu voluntad, y nos anime interiormente a convertirlo en obra en la vida de cada uno de nosotros. Amén.

1. Lectura

a) Texto del día

Lucas 11,42-46: En aquel tiempo, el Señor dijo: «¡Ay de vosotros, los fariseos, que pagáis el diezmo de la menta, de la ruda y de toda hortaliza, y dejáis a un lado la justicia y el amor a Dios! Esto es lo que había que practicar aunque sin omitir aquello. ¡Ay de vosotros, los fariseos, que amáis el primer asiento en las sinagogas y que se os salude en las plazas! ¡Ay de vosotros, pues sois como los sepulcros que no se ven, sobre los que andan los hombres sin saberlo!». Uno de los legistas le respondió: «¡Maestro, diciendo estas cosas, también nos injurias a nosotros!». Pero Él dijo: «¡Ay también de vosotros, los legistas, que imponéis a los hombres cargas intolerables, y vosotros no las tocáis ni con uno de vuestros dedos!».

b) Contexto histórico y cultural

Jesús critica el afán de preocupación de los fariseos y los maestros de la ley por aspectos legales religiosos que Él considera intrascendentes respecto a la misericordia, y la caridad necesarias en la vida.

2. Meditación (para leer lenta y pausadamente; deteniéndose a meditar y saborear cada palabra, cada verso y cada estrofa, relacionándolos con el Evangelio del día y con nuestra vida)

Con un interior descompuesto

Con un interior descompuesto
que ya hasta huele a putrefacto,
tratar de ocultar el estado
no es asunto de traje nuevo.

No sirve ser como un modelo
con bello vestido planchado,
si a aquel que se se encuentra a mi lado
lo enlodo con mis sentimientos.

Más vale un lavado por dentro
que deje el interior saneado,
y no ser sepulcro blanqueado
teniendo un espíritu muerto.

3. Oración

Lejos de mí la hipocresía

Señor, lejos de mí la hipocresía
que hasta simular creencias es capaz;
sentimientos falsos de tumba fría
que a nadie muestra la verdadera faz.
Que en mis actos y fe haya armonía.

Amén.

4. Contemplación (en un profundo silencio interior nos abandonamos por unos minutos de un modo contemplativo en el amor del Padre y en la gracia del Hijo, permitiendo que el Espíritu Santo nos inunde. En resumen, intentamos prolongar en el tiempo este momento de paz en la presencia de Dios).

5. Acción

A la conversión interior
se me invita el día de hoy;
esa es mi acción,
con tu ayuda, Señor.
Amén.