Bienvenidos a nuestra página con temas provenientes de documentos de la Iglesia, de escritos de los santos, así como de autores clásicos y contemporáneos, donde también aparece algo de nuestra humilde autoría. Vengan regularmente; aquí siempre encontrarán palabras de vida eterna

Lectura orante del Evangelio del Viernes de la Semana 7 del Tiempo Ordinario: Marcos 10,1-12


Señor, en este momento en que vamos a orar con tu Palabra, pedimos la luz, el discernimiento y el impulso de tu Espíritu Santo, para comprender el mensaje que nos traes y convertirlo en obra en nuestra vida. Amén.

1. Lectura

a) Texto del día

Marcos 10,1-12: En aquel tiempo, Jesús, levantándose de allí, va a la región de Judea, y al otro lado del Jordán, y de nuevo vino la gente donde Él y, como acostumbraba, les enseñaba. Se acercaron unos fariseos que, para ponerle a prueba, preguntaban: «¿Puede el marido repudiar a la mujer?». Él les respondió: «¿Qué os prescribió Moisés?». Ellos le dijeron: «Moisés permitió escribir el acta de divorcio y repudiarla». Jesús les dijo: «Teniendo en cuenta la dureza de vuestro corazón escribió para vosotros este precepto. Pero desde el comienzo de la creación, El los hizo varón y hembra. Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y los dos se harán una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Pues bien, lo que Dios unió, no lo separe el hombre».

Y ya en casa, los discípulos le volvían a preguntar sobre esto. Él les dijo: «Quien repudie a su mujer y se case con otra, comete adulterio contra aquélla; y si ella repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio».

b) Contexto histórico y cultural

Jesús ha emprendido un importante viaje a la región de Judea, que le llevará a Jerusalén, donde finalmente encontrará la muerte, doloroso momento clave en el plan de salvación. Su extendida fama hace que la gente acuda a él a escuchar sus enseñanzas; pero también es recibido con el acoso ya repetitivo de los fariseos.

2. Meditación (para leer lenta y pausadamente; deteniéndose a meditar y saborear cada palabra, cada verso y cada estrofa, relacionándolos con el Evangelio del día y con nuestra vida)

Amor de pareja

Es gran misterio el amor de pareja
cuando unen su amor en un Sacramento;
como noche y día en ciclo perfecto,
permanentemente se complementan;

en igual nivel, ambos se apacientan;
él es cabeza y ella es santo cuerpo
que en divina empresa de juramento,
cuando falta uno, se torna incompleta;

el afecto de Cristo por su Iglesia
para ellos es la meta y el modelo:
amarse siempre, no sólo un momento,
ejerciendo el perdón y la paciencia.

Amén.

3. Oración

Te pido, Señor,
por todas las parejas del mundo;
por la reconciliación de las que están distanciadas;
que en todas haya amor que se manifieste
en comprensión, tolerancia y perdón.
Amén.

4. Contemplación (en un profundo silencio interior nos abandonamos por unos minutos de un modo contemplativo en el amor del Padre y en la gracia del Hijo, permitiendo que el Espíritu Santo nos inunde. En resumen, intentamos prolongar en el tiempo este momento de paz en la presencia de Dios).

5. Acción

A la oración e intercesión por los matrimonios
estoy invitado en el día de hoy;
y en cuanto sea posible,
ser intermediario para la reconciliación.
Amén.