Bienvenidos a nuestra página con temas provenientes de documentos de la Iglesia, de escritos de los santos, y de autores clásicos y contemporáneos; donde también aparece algo de nuestra humilde autoría. Vengan regularmente; aquí siempre encontrarán palabras de vida eterna

Lectura orante del Evangelio del Martes de la Semana 6 del Tiempo Ordinario: Marcos 8,14-21


Danos, Señor, la abundancia de tu Espíritu Santo para que nos asista en este tiempo de oración con tu Santa Palabra que iniciamos ahora; que con esa efusión podamos entender el mensaje que nos traes en ella, y que nos dispongamos a convertirlo en parte de nuestra vida. Amén.

1. Lectura

a) Texto del día

Marcos 8,14-21: En aquel tiempo, los discípulos se habían olvidado de tomar panes, y no llevaban consigo en la barca más que un pan. Jesús les hacía esta advertencia: «Abrid los ojos y guardaos de la levadura de los fariseos y de la levadura de Herodes». Ellos hablaban entre sí que no tenían panes. Dándose cuenta, les dice: «¿Por qué estáis hablando de que no tenéis panes? ¿Aún no comprendéis ni entendéis? ¿Es que tenéis la mente embotada? ¿Teniendo ojos no veis y teniendo oídos no oís? ¿No os acordáis de cuando partí los cinco panes para los cinco mil? ¿Cuántos canastos llenos de trozos recogisteis?». «Doce», le dicen. «Y cuando partí los siete entre los cuatro mil, ¿cuántas espuertas llenas de trozos recogisteis?» Le dicen: «Siete». Y continuó: «¿Aún no entendéis?».

b) Contexto histórico y cultural

Tras la multiplicación de los panes y del acoso de los fariseos, Jesús se retira, embarcándose con los discípulos; empieza a advertirles acerca de los fariseos, pero sus discípulos no alcanzan a entender el lenguaje empleado por Jesús, quien critica la falta de entendimiento de ellos.

2. Meditación (para leer lenta y pausadamente; deteniéndose a meditar y saborear cada palabra, cada verso y cada estrofa, relacionándolos con el Evangelio del día y con nuestra vida)

Igual que la levadura

Igual que la levadura,
cuando la harina subía
en una incesante orgía
y toda la masa hizo suya,
así puede un cara dura
con toda su hipocresía,
de toda verdad, vacía,
llenar tu mente de duda.

Mantén siempre tu fe pura
igual que cuando crecías;
porque perderla podrías
con esos asalta viudas.

Tienen actitud tan ruda
buscando feligresía,
pero ellos son tiranía
donde Espíritu no actúa.

Para que no te confundan
no tienes que usar porfía;
sólo haz de Jesús tu guía
y, contra ellos, tendrás cura.

Amén.

3. Oración

Ayúdame, Señor, a discernir
donde estás, y donde no;
y dame la voluntad
de buscarte allí
donde sí estás presente.
Amén.

4. Contemplación (en un profundo silencio interior nos abandonamos por unos minutos de un modo contemplativo en el amor del Padre y en la gracia del Hijo, permitiendo que el Espíritu Santo nos inunde. En resumen, intentamos prolongar en el tiempo este momento de paz en la presencia de Dios).

5. Acción

A fortalecer y defender la fe cristiana
me siento invitado en el día de hoy;
dame siempre la disposición de hacerlo, Señor.
Amén.