Sean bienvenidos a nuestra página que contiene mensajes con doctrina y espiritualidad cristiana provenientes de los documentos de la Iglesia, de los escritos de santos, y de autores tanto clásicos como contemporáneos, donde también aparece algo de nuestra humilde autoría. Vengan regularmente; aquí siempre encontrarán palabras de vida eterna

Lectura orante del Evangelio del Miércoles de la Semana 6 del Tiempo Ordinario: Marcos 8,22-26


Ven Espíritu Santo a iluminar la mente de cada uno de nosotros, y a darnos entendimiento, en este momento en que oraremos con la Palabra de Dios; te pedimos también que reboses de entusiasmo nuestro corazón para ser animados a convertir en acción lo que hayamos orado. Amén.

1. Lectura

a) Texto del día

Marcos 8,22-26: En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos llegan a Betsaida. Le presentan un ciego y le suplican que le toque. Tomando al ciego de la mano, le sacó fuera del pueblo, y habiéndole puesto saliva en los ojos, le impuso las manos y le preguntaba: «¿Ves algo?». Él, alzando la vista, dijo: «Veo a los hombres, pues los veo como árboles, pero que andan». Después, le volvió a poner las manos en los ojos y comenzó a ver perfectamente y quedó curado, de suerte que veía claramente todas las cosas. Y le envió a su casa, diciéndole: «Ni siquiera entres en el pueblo».

b) Contexto histórico y cultural

Luego de la multiplicación de los panes y del acoso a que fue sometido por parte de los fariseos, Jesús se ha retirado con sus discípulos y ha llegado a la ciudad de Betsaida, lugar de donde eran nativos varios del grupo de seguidores cercanos de Jesús.

2. Meditación (para leer lenta y pausadamente; deteniéndose a meditar y saborear cada palabra, cada verso y cada estrofa, relacionándolos con el Evangelio del día y con nuestra vida)

Sáname con tu ensalivado fuego

Actúa en mí, Señor, porque no veo,
y no son los ojos a ser sanados;
porque, de tu obra, estando rodeado,
mi comportamiento no dice: ¡creo!

Parece que yo soy como aquel ciego,
peor aún, como tus compueblanos,
que, viendo todo lo que hacían tus manos,
no eran capaces de entender tus hechos.

Hoy, como una enfermedad de este tiempo,
más que ciegos, parecemos cegados;
pues, aunque aquel ciego veía el árbol,
nosotros no distinguimos los leños.

Dame vista para ver los maderos
con los cuales, me salvaste, cruzados;
y, de este mal que me ha contagiado,
sáname con tu ensalivado fuego.

Amén.

3. Oración

Esclarece mi vista

Esclarece mi vista,
Señor; ayúdame a ver;
y que con todo mi ser,
siempre, en verte, yo insista.
Amén.

4. Contemplación (en un profundo silencio interior nos abandonamos por unos minutos de un modo contemplativo en el amor del Padre y en la gracia del Hijo, permitiendo que el Espíritu Santo nos inunde. En resumen, intentamos prolongar en el tiempo este momento de paz en la presencia de Dios).

5. Acción

A verte actuando
permanentemente en mi
estoy invitando en este día;
esa es la acción de hoy,
y tratar que así sea siempre, Señor.
Amén.