Sean bienvenidos a nuestra página que contiene mensajes con doctrina y espiritualidad cristiana provenientes de los documentos de la Iglesia, de los escritos de santos, y de autores tanto clásicos como contemporáneos, donde también aparece algo de nuestra humilde autoría. Vengan regularmente; aquí siempre encontrarán palabras de vida eterna

Lectura orante del Evangelio del Viernes de la Semana 14 del Tiempo Ordinario: Mateo 10,16-23


Tu prometido Espíritu Santo, que ya recibimos en el Bautismo, pero que nos refuerzas cada vez que lo pedimos, te solicitamos en este momento, Señor, para que ilumine nuestro entendimiento en este momento de oración con tu Palabra, y para que nos anime a convertirlo en obra en nuestra vida cotidiana. Amén.

1. Lectura

a) Texto del día

Mateo 10,16-23: En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Mirad que yo os envío como ovejas en medio de lobos. Sed, pues, prudentes como las serpientes, y sencillos como las palomas. Guardaos de los hombres, porque os entregarán a los tribunales y os azotarán en sus sinagogas; y por mi causa seréis llevados ante gobernadores y reyes, para que deis testimonio ante ellos y ante los gentiles. Mas cuando os entreguen, no os preocupéis de cómo o qué vais a hablar. Lo que tengáis que hablar se os comunicará en aquel momento. Porque no seréis vosotros los que hablaréis, sino el Espíritu de vuestro Padre el que hablará en vosotros.

Entregará a la muerte hermano a hermano y padre a hijo; se levantarán hijos contra padres y los matarán. Y seréis odiados de todos por causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el fin, ése se salvará. Cuando os persigan en una ciudad huid a otra, y si también en ésta os persiguen, marchaos a otra. Yo os aseguro: no acabaréis de recorrer las ciudades de Israel antes que venga el Hijo del hombre».

b) Contexto histórico y cultural

En el envío misionero, Jesús advierte a los discípulos la peligrosidad de la misión encomendada; pero también les garantiza el auxilio especial de su parte y la acción del Espíritu en ellos, además de formularle la recompensa final: la salvación.

2. Meditación (para leer lenta y pausadamente; deteniéndose a meditar y saborear cada palabra, cada verso y cada estrofa, relacionándolos con el Evangelio del día y con nuestra vida)

Como oveja en medio de lobos

Como oveja en medio de lobos,
sería su presa al primer descuido,
si soy imprudente; aunque sencillo
y manso, no puedo ser un bobo.

Señor, Tú me lo advertiste todo,
el lobo estaría en un amigo
o en uno que convive conmigo,
que, al yo seguirte a ti, lo incomodo.

En todo caso, eres mi apoyo
y con tu Espíritu tengo auxilio,
y aun lejos de mi domicilio
Tú siempre me sacarás del hoyo.

3. Oración

Ayúdame a perseverar

Ayúdame a perseverar
en ti, porque eres mi Señor,
y, además de mi protector,
eres mi amigo en quien confiar;
y que no me deje abrumar
cuando haya persecución,
tampoco por la desilusión
de quien te pueda traicionar;
y que yo pueda continuar
tras de ti hasta la salvación.

Amén.

4. Contemplación (en un profundo silencio interior nos abandonamos por unos minutos de un modo contemplativo en el amor del Padre y en la gracia del Hijo, permitiendo que el Espíritu Santo nos inunde. En resumen, intentamos prolongar en el tiempo este momento de paz en la presencia de Dios).

5. Acción

Confianza en ti, sobre todo;
astucia y prudencia en la misión;
perseverancia hasta el final;
esas son las acciones
a llevar a cabo con la ayuda de Dios.
Amén.