Bienvenidos a nuestra página con temas provenientes de documentos de la Iglesia, de escritos de los santos, y de autores clásicos y contemporáneos; donde también aparece algo de nuestra humilde autoría. Vengan regularmente; aquí siempre encontrarán palabras de vida eterna

Lectura orante del Evangelio del Jueves de la Semana 12 del Tiempo Ordinario: Mateo 7,21-29


Derrama, Señor, sobre nosotros la acción de tu Espíritu Santo en este lapso de tiempo en que oraremos con tu Palabra, para que la acojamos de tal modo que se convierta en fuente de vida y salvación. Amén.

1. Lectura

a) Texto del día

Mateo 7,21-29: En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «No todo el que me diga: ‘Señor, Señor’, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial. Muchos me dirán aquel día: ‘Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre expulsamos demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?’. Y entonces les declararé: ‘¡Jamás os conocí; apartaos de mí, agentes de iniquidad!’.

Así pues, todo el que oiga estas palabras mías y las ponga en práctica, será como el hombre prudente que edificó su casa sobre roca: cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, y embistieron contra aquella casa; pero ella no cayó, porque estaba cimentada sobre roca. Y todo el que oiga estas palabras mías y no las ponga en práctica, será como el hombre insensato que edificó su casa sobre arena: cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, irrumpieron contra aquella casa y cayó, y fue grande su ruina».

Y sucedió que, cuando acabó Jesús estos discursos, la gente quedaba asombrada de su doctrina; porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como sus escribas.

b) Contexto histórico y cultural

Con el texto de este pasaje, concluye el sustancioso Sermón de la Montaña; Jesús ha expuesto la esencia de su doctrina a sus discípulos y a toda la multitud que le siguió al monte a escucharle; pero aunque la gente quedó gratamente asombrada con sus palabras, establece que ponerlas en práctica es lo que garantiza la entrada al Reino de los Cielos.

2. Meditación (para leer lenta y pausadamente; deteniéndose a meditar y saborear cada palabra, cada verso y cada estrofa, relacionándolos con el Evangelio del día y con nuestra vida)

Señor, Señor

Tu Palabra me ha de regir;
acciones hay por corregir;
pero hoy abro mi corazón,
me arrepiento, Señor, perdón;

tu enseñanza, he de seguir,
pues en roca quiero erigir
toda mi vida en construcción,
para decir: ¡Señor, Señor!

Amén.

3. Oración

Ayúdame, oh Dios,
a construir la torre de mi fe
y de mi esperanza
en la base sólida de tu Palabra
y en la roca firme de la caridad;
que las acechanzas del enemigo
y las ilusiones pasajeras de este mundo
no me desvíen de buscar el verdadero señorío
que sólo está en tu Hijo Jesús.
Amén.

4. Contemplación (en un profundo silencio interior nos abandonamos por unos minutos de un modo contemplativo en el amor del Padre y en la gracia del Hijo, permitiendo que el Espíritu Santo nos inunde. En resumen, intentamos prolongar en el tiempo este momento de paz en la presencia de Dios).

6. Acción

Tu Palabra me conduce hoy
a reconocerte como mi Señor,
no sólo de boca, sino de hecho:
con mi actuar y mi proceder;
poniendo en práctica tu mensaje
que es amor y es caridad.
Amén.