Sean bienvenidos a nuestra página que contiene mensajes con doctrina y espiritualidad cristiana provenientes de los documentos de la Iglesia, de los escritos de santos, y de autores tanto clásicos como contemporáneos, donde también aparece algo de nuestra humilde autoría. Vengan regularmente; aquí siempre encontrarán palabras de vida eterna

Lectura orante del Evangelio del Jueves de la Semana 1 de Cuaresma: Mateo 7,7-12


Ven Espíritu Santo a iluminar la mente de los que vamos a orar en este momento de encuentro con la Palabra de Dios; danos la sabiduría y el entendimiento para discernir y orar lo que leamos; y la fuerza y ánimo para aplicar en la vida lo que habremos de orar. Amén.

1. Lectura

a) Texto del día

Mateo 7,7-12: En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá. Porque todo el que pide recibe; el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿O hay acaso alguno entre vosotros que al hijo que le pide pan le dé una piedra; o si le pide un pez, le dé una culebra? Si, pues, vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que se las pidan! Por tanto, todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédselo también vosotros a ellos; porque ésta es la Ley y los Profetas».

b) Contexto histórico y cultural

El pasaje de hoy es parte del sermón de la montaña, contentivo de los fundamentos de la doctrina cristiana, pronunciado por Jesús ante sus discípulos y a una multitud que le seguía con avidez para escuchar sus enseñanzas.

2. Meditación (para leer lenta y pausadamente; deteniéndose a meditar y saborear cada palabra, cada verso y cada estrofa, relacionándolos con el Evangelio del día y con nuestra vida)

Pedir, buscar y llamar

Pedir y pedir, siempre pedir
a Dios; cosas buenas el dará
a aquel que persiste sin cesar,
pues quien le pide va a recibir.
Si, como Él, soy con el infeliz,
mi premio pronto me llegará.

También toda gracia hay que buscar
aun la tengas frente a tu nariz
porque al hallarla vas a reír;
¡siempre quien busca habrá de encontrar!

Y por nada dejar de llamar,
tocar y tocar, hay que insistir;
aunque la puerta tarde en abrir,
el que esté adentro despertará;
pero quien siempre será cordial
será el Padre Dios al acudir.

3. Oración

Te pido, Señor, por mi familia, por mi hogar, por mi esposa, por mi hijo, por mis hermanos en la fe, por los que van a orar con tu Palabra en este día, por los que no creen en Dios, por los que no son cristianos, por todos mis amigos, por los que no son mis amigos, por mi vecindario, por mi ciudad, por mi país, por el mundo entero; finalmente, también te pido por mi y mi ministerio; para que todos recibamos y sintamos el inmenso amor que manifestaste en la cruz, al morir por todos los hombres y mujeres de todos los tiempos y culturas, para que al convertirse a Dios fuesen salvos. Que aceptemos ese amor, amando a Dios, a nuestros hermanos y al mundo entero.
Amén.

4. Contemplación (en un profundo silencio interior nos abandonamos por unos minutos de un modo contemplativo en el amor del Padre y en la gracia del Hijo, permitiendo que el Espíritu Santo nos inunde. En resumen, intentamos prolongar en el tiempo este momento de paz en la presencia de Dios).

5. Acción

A Dios. pedir, pedir y pedir;
buscar, buscar y seguir buscando;
llamar, llamar y volver a llamar;
ese tiene que ser mi accionar de hoy.
Amén.