Bienvenidos a nuestra página con temas provenientes de documentos de la Iglesia, de escritos de los santos, y de autores clásicos y contemporáneos; donde también aparece algo de nuestra humilde autoría. Vengan regularmente; aquí siempre encontrarán palabras de vida eterna

Lectura orante del Evangelio del Miércoles de la Semana 2 del Tiempo Ordinario: Marcos 3,1-6


Señor Jesús, Palabra encarnada, Dios que habría de venir, pedimos en este día que ilumines nuestra mente y nuestro corazón, con la luz tu Santo Espíritu para interpretar adecuadamente el mensaje que hoy nos traes, para que nuestra oración sea de tu agrado y nos conduzca a vivir rectamente. Amén.

1. Lectura

a) Texto del día

Marcos 3,1-6: En aquel tiempo, entró Jesús de nuevo en la sinagoga, y había allí un hombre que tenía la mano paralizada. Estaban al acecho a ver si le curaba en sábado para poder acusarle. Dice al hombre que tenía la mano seca: «Levántate ahí en medio». Y les dice: «¿Es lícito en sábado hacer el bien en vez del mal, salvar una vida en vez de destruirla?». Pero ellos callaban. Entonces, mirándoles con ira, apenado por la dureza de su corazón, dice al hombre: «Extiende la mano». Él la extendió y quedó restablecida su mano. En cuanto salieron los fariseos, se confabularon con los herodianos contra Él para ver cómo eliminarle.

b) Contexto histórico y cultural

Lo que en principio era una "observación" rutinaria y preventiva a Jesús, de parte de los fariseos, se ha tornado ya un acoso: "estaban al acecho"; hasta ahora el principal conflicto es respecto al descanso del sábado, pero también les disgusta que su popularidad continúa en aumento, lo cual puede acarrear que otros también violen la ley mosaica respecto a este punto que, hasta entonces, era acatado unánimemente por el pueblo. Algo hay que hacer, piensan; el asesinato no está excluido del menú de opciones.

2. Meditación (para leer lenta y pausadamente; deteniéndose a meditar y saborear cada palabra, cada verso y cada estrofa, relacionándolos con el Evangelio del día y con nuestra vida)

Tienes pena del sufrido

Tienes pena del sufrido
y los dolores sanarás
pues no miras el vestido
y a todos vienes a salvar.

A nosotros has venido
e impedirlo no podrán;
misericordia has traído
y tu bondad no cesará.

Para ellos soy tullido,
un mendigo y nada más;
alguien que han medido
y no resultó ser similar;

para ti, un hijo querido
de Dios, que ayudarás
sin que lo haya pedido
porque atento tú estás.

3. Oración

Te pido, Señor,
un corazón que ame
y se compadezca de los que sufren;
que mire y encuentre a esos dolidos
que nos rodean y que con frecuencia ignoro;
que amándolos a ellos,
te ame a ti.
Amén.

4. Contemplación (en un profundo silencio interior nos abandonamos por unos minutos de un modo contemplativo en el amor del Padre y en la gracia del Hijo, permitiendo que el Espíritu Santo nos inunde. En resumen, intentamos prolongar en el tiempo este momento de paz en la presencia de Dios).

5. Acción

Encontrar y atender
a los sufridos de mi entorno
es mi compromiso hoy;
no ignorarlos nunca,
será mi objetivo siempre.
Amén.