Bienvenidos a nuestra página con temas provenientes de documentos de la Iglesia, de escritos de los santos, y de autores clásicos y contemporáneos; donde también aparece algo de nuestra humilde autoría. Vengan regularmente; aquí siempre encontrarán palabras de vida eterna

Lectura orante del Evangelio del Lunes de la Semana 1 del Tiempo Ordinario: Marcos 1,14-20


Tu Santo Espíritu pedimos, Señor, para que con él ilumines la mente y el corazón de cada uno de los que leeremos hoy tu Palabra para orar con ella; danos también la voluntad y la fortaleza necesarias para convertir en obra y acción lo que ella nos comunique. Amén.

1. Lectura

a) Texto del día

Marcos 1,14-20: Después que Juan fue entregado, marchó Jesús a Galilea; y proclamaba la Buena Nueva de Dios: «El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; convertíos y creed en la Buena Nueva». Bordeando el mar de Galilea, vio a Simón y Andrés, el hermano de Simón, largando las redes en el mar, pues eran pescadores. Jesús les dijo: «Venid conmigo, y os haré llegar a ser pescadores de hombres». Al instante, dejando las redes, le siguieron. Caminando un poco más adelante, vio a Santiago, el de Zebedeo, y a su hermano Juan; estaban también en la barca arreglando las redes; y al instante los llamó. Y ellos, dejando a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros, se fueron tras Él.

b) Contexto histórico y cultural

El Evangelio según San Marcos comienza con Jesús adulto iniciando su misión, luego de presentar una breve síntesis del anuncio previo realizado por el Bautista, del bautismo de Jesús, y del ayuno en el desierto. Tras el apresamiento de Juan, Jesús ha entendido que ha llegado su hora para lanzarse a la acción y comienza su predicación, a la vez que selecciona y llama a sus primeros discípulos.

2. Meditación (para leer lenta y pausadamente; deteniéndose a meditar y saborear cada palabra, cada verso y cada estrofa, relacionándolos con el Evangelio del día y con nuestra vida)

El tiempo se ha cumplido

¡Acción! A lo que viniste,
a la faena ya has salido
y ahora siguen duros días
porque el tiempo se ha cumplido.
Te diriges a los pobres,
directo a los afligidos;
proclamas la Buena Nueva
porque a eso has venido.
En breve todo cambiará,
tu voz se oye en el camino
anunciando el Reino de Dios
y también a convertirnos.
Ahora buscas aprendices
que quieran ser tus amigos
para ayudarte en tu misión,
que la aprenderán contigo;
todos somos candidatos,
no existen excluidos,
implicará muchos riesgos
pero serán bendecidos.

Amén.

3. Oración

Te alabo, te bendigo y te glorifico, Señor;
te doy gracias por la salvación que has venido a traer al mundo
y por haberme llamado por mi nombre para seguirte,
aún siendo yo un pecador que no merecía, a mi entender, tu atención.
Perdona las veces que ignoré el llamado que me hiciste,
y dame la fortaleza para permanecer en tu camino.
Amén.

4. Contemplación (en un profundo silencio interior nos abandonamos por unos minutos de un modo contemplativo en el amor del Padre y en la gracia del Hijo, permitiendo que el Espíritu Santo nos inunde. En resumen, intentamos prolongar en el tiempo este momento de paz en la presencia de Dios).

5. Acción

Obedecer el llamado de Jesús es mi compromiso hoy;
acudir a su llamado para ser transformado en pescador de hombres,
tiene que ser mi objetivo;
esa es mi acción,
con la ayuda de Dios.
Amén.