Bienvenidos a nuestra página con temas provenientes de documentos de la Iglesia, de escritos de los santos, y de autores clásicos y contemporáneos; donde también aparece algo de nuestra humilde autoría. Vengan regularmente; aquí siempre encontrarán palabras de vida eterna

Lectura orante del Evangelio de la Fiesta del Bautismo del Señor (Ciclo A): Mateo 3,13-17


El Espíritu del Padre y del Hijo

El Espíritu del Padre y del Hijo
en este momento yo pido
para entender el sentido
de lo que hoy la Palabra ha dicho,
y que con un corazón convertido
convierta el mensaje en vivido.

Amén.

1. Lectura

a) Texto del día

Mateo 3,13-17: En aquel tiempo, Jesús vino de Galilea al Jordán donde estaba Juan, para ser bautizado por él. Pero Juan trataba de impedírselo diciendo: «Soy yo el que necesita ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?». Jesús le respondió: «Déjame ahora, pues conviene que así cumplamos toda justicia». Entonces le dejó. Bautizado Jesús, salió luego del agua; y en esto se abrieron los cielos y vio al Espíritu de Dios que bajaba en forma de paloma y venía sobre Él. Y una voz que salía de los cielos decía: «Éste es mi Hijo amado, en quien me complazco».

b) Contexto histórico y cultural

Luego de su niñez, Jesús acude a ser bautizado por Juan el Bautista, quien ha estado predicando un arrepentimiento porque los tiempos se han cumplido. La escena es una teofanía trinitaria, donde desciende el Espíritu Santo sobre el Hijo, en medio de las palabras de complacencia del Padre; es el inicio de la vida pública de Jesús.

2. Meditación (para leer lenta y pausadamente; deteniéndose a meditar y saborear cada palabra, cada verso y cada estrofa, relacionándolos con el Evangelio del día y con nuestra vida)

¡Se inicia quien da la vida!

En su Nombre se bautiza,
y llega a ser bautizado,
de Dios, el Hijo encarnado,
que una nueva etapa inicia.

Renuente estaba el Bautista
¿bautizar al que he anunciado?
se diría muy intrigado:
¡no merezco tanta dicha!
Cumplamos toda justicia,
dice el divino iniciado.

El Espíritu ha bajado,
el cielo abrió su cortina,
ángeles cantan con risa,
y el Padre de gozo ha hablado:
"Este es mi hijo amado".
¡Se inicia quien da la vida!

3. Oración

De tu Espíritu, un bautizo

De tu Espíritu, un bautizo,
para estar con Dios en armonía,
se necesita, Señor, cada día
como alfombra que preserva un piso.
Así cumpliré el compromiso
con que en el Bautismo me comprometía:
en la obscuridad, brillar como bujía
y comportarme como, del Padre, un hijo.

Amén.

4. Contemplación (en un profundo silencio interior nos abandonamos por unos minutos de un modo contemplativo en el amor del Padre y en la gracia del Hijo, permitiendo que el Espíritu Santo nos inunde. En resumen, intentamos prolongar en el tiempo este momento de paz en la presencia de Dios).

5. Acción

A contemplar y valorar aquel momento del inicio de la vida pública de Jesús,
y a renovar mis propios compromisos bautismales,
se me invita en el día de hoy;
esa es mi acción,
con la ayuda de Dios.
Amén.