Bienvenidos a nuestra página con temas provenientes de documentos de la Iglesia, de escritos de los santos, y de autores clásicos y contemporáneos; donde también aparece algo de nuestra humilde autoría. Vengan regularmente; aquí siempre encontrarán palabras de vida eterna

Lucas 14,25-33: Cómo ser discípulo de Jesús


En aquel tiempo, mucha gente acompañaba a Jesús; él se volvió y les dijo:

-Si alguno se viene conmigo y no pospone a su padre y a su madre, y a su mujer y a sus hijos, y a sus hermanos y a sus hermanas, e incluso a sí mismo, no puede ser discípulo mío. Quien no lleve su cruz detrás de mí, no puede ser discípulo mío. Así, ¿quién de vosotros, si quiere construir una torre, no se sienta primero a calcular los gastos, a ver si tiene para terminarla? No sea que si echa los cimientos y no puede acabarla, se pongan a burlarse de él los que miran, diciendo: «Este hombre empezó a construir y no ha sido capaz de acabar.» ¿O qué rey, si va a dar la batalla a otro rey, no se sienta primero a deliberar si con diez mil hombres podrá salir al paso del que le ataca con veinte mil? Y si no, cuando el otro está todavía lejos, envía legados para pedir condiciones de paz. Lo mismo vosotros: el que no renuncia a todos sus bienes, no puede ser discípulo mío.

REFLEXIÓN:

El Evangelio según San Lucas es narrado, en gran parte, a modo de una marcha de Jesús que se dirige a Jerusalén a cumplir su misión. Al final del capítulo 9, el Señor decide que es tiempo de emprender ese caminar. En esa marcha le acompañan sus seguidores, los discípulos y admiradores del extraordinario maestro de Galilea.

En aquel entonces, la misión de Jesús aún no era entendida ni siquiera por sus principales discípulos. Ante la simpatía que generaba Jesús, era necesario clarificarle a todos algunos aspectos del discipulado y sus rígidas condiciones, que continúan siendo válidas para nosotros en el día de hoy.

El primer punto a aclarar es el orden de las cosas. Así como amar a Dios es el primero de los mandamientos; amar a Jesús es la condición primera para ser su discípulo. Pero ese amor tiene que estar antes que todo, es decir en primer lugar. Jesús es la manifestación visible de Dios, el Hijo de Dios que se encarna, por tanto su lugar no puede ser segundo de nadie ni nada. Padres, conyugue, hijos, hermanos, tienen que ser ubicados en un lugar desplazado respecto al Señor.

En la mentalidad Judía la solidaridad familiar era muy importante. Esta regla del discípulado establecida por Jesús, ubicándose en un lugar preferencial respecto a los familiares, sólo podía ser justificada por su caracter trascendente debido a su filiación divina.

El segundo punto que había que informar, era la naturaleza del camino. Ser discípulo de Jesús significa caminar con él hacia la cruz. La cruz de Cristo es liberadora, voluntaria, redentora; Jesús nos salva mediante ella. El sentido que se le da en el texto de hoy es: el seguimiento a Cristo implica dificultades para los que lo emprenden.

Nuestras cruces habrán de ser precisamente esos escollos que encontraremos en el cumplimiento de nuestra misión. Todos quisieramos una autopista super pavimentada sin desvíos, ni señales de pare, ni niguna clase de obstáculos para seguir a Cristo y alcanzar la salvación. Pero esa autopista no existe, y cuando aparece es falsa y engañosa, es más bien una ruta desviada.

El Señor hoy nos llama a tomar nuestra cruz para seguirle; ya nos ha advertido para evadir la tentación de buscar sólo la comodidad y a esforzarnos por entrar por la puerta estrecha. Las cruces son precisamente las dificultades que apareceran en el camino; ellas nos ayudan a purificarnos en la fe y a fortalecer la esperanza.

La pobreza evangélica es fundamental para el seguimiento. En las Bienaventuranzas Jesús nos dice que de los pobres de espíritu es el Reino de los Cielos. Y por si no quedaba claro, hoy nos concluye el pasaje diciendo "el que no renuncia a todos sus bienes, no puede ser discípulo mío". Aferrarse a los bienes terrenos está en contradicción con sus enseñanzas; éstos no pueden estar primero que Dios.

El Señor nos invita a seguirle, a convertir nuestra salvación en el principal proyecto de nuestra vida; pero nos alerta que seguirle no es para perezosos, ni para cobardes, ni para los cómodos.

Para alcanzar con éxito ese proyecto no hay otra via: tenemos que convertirnos en discípulos de Jesús. Con nuestras fuerzas solamente, no podremos sortear todos los incovenientes que se nos presenten, pero con el auxilio del Señor somos más que triunfadores!