Bienvenidos a nuestra página con temas provenientes de documentos de la Iglesia, de escritos de los santos, y de autores clásicos y contemporáneos; donde también aparece algo de nuestra humilde autoría. Vengan regularmente; aquí siempre encontrarán palabras de vida eterna

Lectura orante del Evangelio del Viernes de la Octava de Pascua: Juan 21,1-14


La acción de tu Espíritu Santo en nosotros, clamamos, Señor, en este momento de oración con tu Palabra, para comprender y acoger el mensaje que en ella nos envías en este día, y para que nos provea del entusiasmo para convertirlo en acción en nuestro diario vivir. Amén.

1. Lectura

a) Texto del día

Juan 21,1-14: En aquel tiempo, se manifestó Jesús otra vez a los discípulos a orillas del mar de Tiberíades. Se manifestó de esta manera. Estaban juntos Simón Pedro, Tomás, llamado el Mellizo, Natanael, el de Caná de Galilea, los de Zebedeo y otros dos de sus discípulos. Simón Pedro les dice: «Voy a pescar». Le contestan ellos: «También nosotros vamos contigo». Fueron y subieron a la barca, pero aquella noche no pescaron nada.

Cuando ya amaneció, estaba Jesús en la orilla; pero los discípulos no sabían que era Jesús. Díceles Jesús: «Muchachos, ¿no tenéis pescado?». Le contestaron: «No». Él les dijo: «Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis». La echaron, pues, y ya no podían arrastrarla por la abundancia de peces. El discípulo a quien Jesús amaba dice entonces a Pedro: «Es el Señor». Simón Pedro, cuando oyó que era el Señor, se puso el vestido —pues estaba desnudo— y se lanzó al mar. Los demás discípulos vinieron en la barca, arrastrando la red con los peces; pues no distaban mucho de tierra, sino unos doscientos codos.

Nada más saltar a tierra, ven preparadas unas brasas y un pez sobre ellas y pan. Díceles Jesús: «Traed algunos de los peces que acabáis de pescar». Subió Simón Pedro y sacó la red a tierra, llena de peces grandes: ciento cincuenta y tres. Y, aun siendo tantos, no se rompió la red. Jesús les dice: «Venid y comed». Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: «¿Quién eres tú?», sabiendo que era el Señor. Viene entonces Jesús, toma el pan y se lo da; y de igual modo el pez. Ésta fue ya la tercera vez que Jesús se manifestó a los discípulos después de resucitar de entre los muertos.

b) Contexto histórico y cultural

Un tiempo después de resucitado, cuando muchos de sus discípulos se encuentran en sus poblados de origen y en sus faenas habituales, Jesús se aparece nuevamente a un grupo de ellos, en este texto del Evangelio según san Juan, a orillas del lago donde algunos de ellos son pescadores, y que muchas veces frecuentó el Señor.

2. Meditación (para leer lenta y pausadamente; deteniéndose a meditar y saborear cada palabra, cada verso y cada estrofa, relacionándolos con el Evangelio del día y con nuestra vida)

El asado está sabroso

El asado está sabroso
y no es por el pescado;
es que ese es un bocado
de un cocinero grandioso.

Su menú no es nada soso,
está bien condimentado;
y el platillo preparado
satisfaría hasta a un oso.

Cuando el chef salió del foso,
después de resucitado,
su alimento nos ha dado
para salvarnos a todos.

3. Oración

Señor, muéstrame siempre
dónde debo tirar las redes
para conseguirte los peces
que para tu acuario requieres.
Amén.

4. Contemplación (en un profundo silencio interior nos abandonamos por unos minutos de un modo contemplativo en el amor del Padre y en la gracia del Hijo, permitiendo que el Espíritu Santo nos inunde. En resumen, intentamos prolongar en el tiempo este momento de paz en la presencia de Dios).

5. Acción

A tirar las redes
y a buscar los peces
para Jesús, en mi ambiente,
estoy invitado siempre;
eso haré, con la ayuda de Él.
Amén.