Bienvenidos a nuestra página con temas provenientes de documentos de la Iglesia, de escritos de los santos, y de autores clásicos y contemporáneos; donde también aparece algo de nuestra humilde autoría. Vengan regularmente; aquí siempre encontrarán palabras de vida eterna

Lectura orante del Evangelio del Lunes de la Semana 3 de Cuaresma: Lucas 4,24-30


Al orar con tu Palabra, Señor, pedimos de un modo especial la abundancia de tu Espíritu Santo en nosotros, para que nos provea un correcto discernimiento del mensaje que nos traes, y que a la vez nos lleve a aplicarlo en la vida de cada uno de nosotros. Amén.

1. Lectura

a) Texto del día

Lucas 4,24-30: En aquel tiempo, Jesús dijo a la gente reunida en la sinagoga de Nazaret: «En verdad os digo que ningún profeta es bien recibido en su patria. Os digo de verdad: muchas viudas había en Israel en los días de Elías, cuando se cerró el cielo por tres años y seis meses, y hubo gran hambre en todo el país; y a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una mujer viuda de Sarepta de Sidón. Y muchos leprosos había en Israel en tiempos del profeta Eliseo, y ninguno de ellos fue purificado sino Naamán, el sirio».

Oyendo estas cosas, todos los de la sinagoga se llenaron de ira; y, levantándose, le arrojaron fuera de la ciudad, y le llevaron a una altura escarpada del monte sobre el cual estaba edificada su ciudad, para despeñarle. Pero Él, pasando por medio de ellos, se marchó.

b) Contexto histórico y cultural

Luego que el exitoso inicio de su misión le proporcionara popularidad y reconocimiento, Jesús ha retornado a Nazaret, la ciudad donde creció; allí acude a la sinagoga en sábado, en un ambiente de incredulidad respecto a él. Es entonces que acontece el pasaje de este día, donde sus compueblanos intentan agredirlo al sentir que su nacionalismo extremo ha sido herido.

2. Meditación (para leer lenta y pausadamente; deteniéndose a meditar y saborear cada palabra, cada verso y cada estrofa, relacionándolos con el Evangelio del día y con nuestra vida)

Si no nos reciben en casa

Si no nos reciben en casa,
iremos donde el vecino;
porque, un mensaje divino,
a todo el mundo alcanza.
No es un asunto de patria
ni sólo para los amigos;
nos convertimos en mezquinos
si nos limitamos a razas.
Vamos a propagar la brasa,
anunciemos por los caminos,
aquel incipiente rabino
que los de su pueblo rechazan
y que al parecer fracasa,
es el profetizado Cristo,
del Omnipotente, el Hijo,
que nos ha traído la gracia.

Amén.

3. Oración

Te pido, Señor,
la fortaleza para soportar las contrariedades
en el cumplimiento de la misión evangelizadora;
que tu Santo Espíritu sea siempre el guía y animador
en los momentos de asedio y dificultad.
Amén.

4. Contemplación (en un profundo silencio interior nos abandonamos por unos minutos de un modo contemplativo en el amor del Padre y en la gracia del Hijo, permitiendo que el Espíritu Santo nos inunde. En resumen, intentamos prolongar en el tiempo este momento de paz en la presencia de Dios).

5. Acción

A no desanimarme en los momentos
de asedio y contrariedad en la misión,
estoy invitado en este día;
cuento con tu ayuda,
Señor, para lograrlo.
Amén.