Sean bienvenidos a nuestra página que contiene mensajes con doctrina y espiritualidad cristiana provenientes de los documentos de la Iglesia, de los escritos de santos, y de autores tanto clásicos como contemporáneos, donde también aparece algo de nuestra humilde autoría. Vengan regularmente; aquí siempre encontrarán palabras de vida eterna

Lucas 24,35-48: Paz a vosotros


En aquel tiempo contaban los discípulos lo que les había acontecido en el camino y cómo reconocieron a Jesús en el partir el pan. Mientras hablaban, se presentó Jesús en medio de sus discípulos y les dijo:

-Paz a vosotros.

Llenos de miedo por la sorpresa, creían ver un fantasma. El les dijo:

-¿Por qué os alarmáis?, ¿por qué surgen dudas en vuestro interior? Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona. Palpadme y daos cuenta de que un fantasma no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo.

Dicho esto, les mostró las manos y los pies. Y como no acababan de creer por la alegría, y seguían atónitos, les dijo:

-¿Tenéis ahí algo que comer?

Ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. El lo tomó y comió delante de ellos. Y les dijo:

-Esto es lo que os decía mientras estaba con vosotros: que todo lo escrito en la ley de Moisés y en los profetas y salmos acerca de mí, tenía que cumplirse.

Entonces les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras. Y añadió:

-Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día, y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén.

REFLEXIÓN (de la homilía del Papa Benedicto XVI el 26 de abril de 2009):

En la página evangélica, san Lucas refiere una de las apariciones de Jesús resucitado. Precisamente al inicio del pasaje, el evangelista  comenta que los dos discípulos de Emaús, habiendo vuelto de prisa a Jerusalén, contaron a los Once cómo lo habían reconocido "al partir el pan" (Lc 24, 35). Y,  mientras estaban contando la extraordinaria experiencia de su encuentro con el Señor, él "se presentó en medio de ellos".

A causa de esta repentina  aparición, los Apóstoles se atemorizaron y asustaron hasta tal punto que Jesús, para tranquilizarlos y vencer cualquier titubeo y duda, les pidió que lo tocaran -no era una fantasma, sino un hombre de carne y hueso-, y después les pidió algo  para comer.

Una vez más, como había sucedido con los dos discípulos de Emaús, Cristo resucitado se manifiesta a los discípulos en la mesa, mientras come con los suyos, ayudándoles a comprender las Escrituras y a releer los acontecimientos de la  salvación a la luz de la Pascua. Les dice: "Es necesario que se cumpla todo lo  escrito en la ley de Moisés y en los profetas y salmos acerca de mí". Y los  invita a mirar al futuro: "En su nombre se predicará la conversión y el perdón de los  pecados a todos los pueblos".

Toda comunidad revive esta misma experiencia en la celebración eucarística,  especialmente en la dominical. La Eucaristía, lugar privilegiado en el que la Iglesia  reconoce "al autor de la vida", es "la fracción del pan", como se llama en los Hechos de los Apóstoles. En ella, mediante la fe, entramos en  comunión con Cristo, que es "sacerdote, víctima y altar" y está en medio de nosotros. En torno a él nos reunimos para recordar sus palabras y los acontecimientos contenidos en la Escritura; revivimos su pasión, muerte y  resurrección.

Al celebrar la Eucaristía, comulgamos a Cristo, víctima de expiación, y de él recibimos perdón y vida. ¿Qué sería de nuestra vida de cristianos sin la Eucaristía? La Eucaristía es la  herencia perpetua y viva que nos dejó el Señor en el sacramento de su Cuerpo y su Sangre, en el que debemos reflexionar y profundizar constantemente para que, como afirmó el venerado Papa Pablo VI, pueda "imprimir su inagotable eficacia en  todos los días de nuestra vida mortal".