Sean bienvenidos a nuestra página que contiene mensajes con doctrina y espiritualidad cristiana provenientes de los documentos de la Iglesia, de los escritos de santos, y de autores tanto clásicos como contemporáneos, donde también aparece algo de nuestra humilde autoría. Vengan regularmente; aquí siempre encontrarán palabras de vida eterna

Mateo 2,1-12: La Epifanía


Jesús nació en Belén de Judá en tiempos del rey Herodes. Entonces, unos Magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando:

¿Dónde está el Rey de los Judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo.

Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó y todo Jerusalén con él; convocó a los sumos pontífices y a los letrados del país, y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías. Ellos le contestaron:

En Belén de Judá, porque así lo ha escrito el Profeta: "Y tú. Belén, tierra de Judá, no eres ni mucho menos la última de las ciudades de Judá; Pues de ti saldrá un jefe que será el pastor de mi pueblo Israel”.

Entonces Herodes llamó en secreto a los Magos, para que le precisaran el tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén diciéndoles:

Vayan y averigüen cuidadosamente qué hay del niño y, cuando lo encuentren, avísenme, para ir yo también a adorarlo.

Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño. Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas, lo adoraron: después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra.

Y habiendo recibido en sueños un oráculo, para que no volvieran a Herodes, se marcharon a su tierra por otro camino.

REFLEXIÓN:

El conjunto Adviento-Navidad-Epifanía es un bloque que transmite un mensaje único: el Hijo de Dios se encarna para nuestra salvación. Lo cual implica, respectivamente antes y después del nacimiento, un período de preparación inicial, así como presentar y lanzar a Jesús a la misión mesiánica.

La Solemnidad de la Epifanía del Señor es la penúltima gran fiesta de este período de Navidad que hemos estado celebrando en estos días y que ya se acerca a su final. En la actualidad en algunos partes se celebra el primer domingo de Enero, en tanto que en otras se mantiene la fecha tradicional del día 6 de Enero. Es una antesala a lo que celebraremos el próximo domingo, cuando habrá de concluir este tiempo con la celebración del Bautismo de Jesús.

Epifanía significa manifestación; esta es una presentación a todo el mundo. Aunque los judíos esperaban un mesías exclusivo, es decir, sólo para ellos, los planes de Dios eran diferentes. De hecho, los profetas, en diversos pasajes de la Biblia, ya habían expresado el caracter universal de la misión del Mesías.

La universalidad de la salvación que nos trae el niño Dios se expresa claramente con algunos de los personajes que participan en este acontecimiento que celebramos hoy. Así vemos que los magos de oriente no eran precisamente practicantes de la excluyente religión judía de aquellos tiempos. Más bien eran paganos que participaban de otros cultos muy diferentes. En tanto que el propio Herodes, quien recibe mediante otros la manifestación que tanto habría de perturbarle a él y a la corte religiosa de entonces, era un rey de origen pagano, practicamente impuesto por el imperio extranjero que gobernaba toda esa región.

En este pasaje, es importante resaltar la actitud de estos magos, que cuando finalmente consiguen ver a Jesús con María, lo reconocen como Rey universal y se postran ante él, adorándole y llevándole obsequios. Los regalos que le presentan nos sugieren quién es y cuál habría de ser la misión de ese Mesías: oro, porque estaban frente a un Rey; incienso, porque ese Rey era de caracter divino; Mirra, necesaria para los ritos funerarios, porque al cumplir su misión, el Mesías habría de morir por todos los hombres.

Así como la estrella condujo a esos paganos hasta el Rey que acababa de nacer, así tenemos nosotros que convertirnos en luz que atraiga hacia Jesús a tantos que todavía no le conocen verdaderamente. Pero eso sólo podremos hacerlo transformándonos primero nosotros mismos; cambiando nuestra forma de ser y actuar. No importa cuan alejados estemos, como los magos podemos emprender el camino, hoy es un día propicio para iniciar ese cambio.