Sean bienvenidos a nuestra página que contiene mensajes con doctrina y espiritualidad cristiana provenientes de los documentos de la Iglesia, de los escritos de santos, y de autores tanto clásicos como contemporáneos, donde también aparece algo de nuestra humilde autoría. Vengan regularmente; aquí siempre encontrarán palabras de vida eterna

¡Oh Espíritu Santo!

Oración de san Alfonso María de Ligorio
¡Oh Espíritu Santo, divino Paráclito, Padre de los pobres,
Consolador de los afligidos, santificador de las almas,
heme aquí, postrado ante tu presencia.
Te adoro con la más profunda sumisión,
y repito mil veces con los serafines que están ante tu trono: ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo!
Tú, que has llenado de inmensas gracias el alma de María
e inflamado de santo celo los corazones de los apóstoles,
dígnate también abrasar mi corazón con tu amor.
Tú eres un espíritu divino, fortifícame contra los malos espíritus;
tú eres fuego, enciende en mí el fuego de tu amor,
tú eres luz, ilumíname, hazme conocer las verdades eternas;
tú eres una paloma, dame costumbres puras;
eres un soplo lleno de dulzura, disipa las tempestades que levantan en mí las pasiones;
eres una nube, cúbreme con la sombra de tu protección;
en fin, a ti que eres el autor de todos los dones celestes:
¡ah! Te suplico, vivifícame con la gracia,
santifícame con tu caridad,
gobiérname con tu sabiduría,
adóptame como tu hijo por tu bondad,
y sálvame por tu infinita misericordia,
 para que no cese jamás de bendecirte, de alabarte y de amarte;
primero en la tierra durante mi vida,
y luego en el cielo durante toda la eternidad.