Te damos la bienvenida a nuestra página dedicada a anunciar en el areópago digital de la web la Buena Noticia de la salvación ya otorgada por Cristo Jesús a todos los seres humanos con su encarnación, muerte y resurrección. Visítanos regularmente; aquí siempre encontrarás palabras de vida mediante textos escogidos, doctrinales y espirituales, provenientes de los documentos de la Iglesia, de escritos de santos, y de obras clásicas o de autores contemporáneos.

Los Dones y Frutos del Espíritu Santo


Los Dones del Espíritu Santo son regalos que nos transmiten las virtudes y perfección de Cristo. Debemos aspirar a un desarrollo pleno de ellos en cada uno de nosotros. Estos nos ayudan en nuestro camino de fe, fomentan nuestro crecimiento individual, y son usados en provecho de toda la comunidad cristiana.

En el libro del profeta Isaías, en el Antiguo Testamento, son mostrados como características mesiánicas. Así vemos en Isaías 11,1-2: "Saldrá un vástago del tronco de Jesé, y un retoño de sus raíces brotará. Reposará sobre él el espíritu de Yahvé: espíritu de sabiduría e inteligencia, espíritu de consejo y fortaleza, espíritu de ciencia y temor de Yahvé".

Mediante el Bautismo, los dones del Espíritu Santo pasan a ser otorgados a los miembros de la comunidad de los redimidos, es decir a la Iglesia de Jesucristo.

BREVE COMENTARIO DE LOS SIETE DONES

Sabiduría: Es conocimiento espiritual; consiste en conocer lo que agrada a Dios. No consiste en erudicción, intelectualidad o conocimiento tecnológico; tampoco es conocimiento teológico. Es apreciar la gran sabiduría de Dios, manifestada en la grandeza y belleza de la creación. Mediante este don, el Espíritu Santo nos ayuda a actuar conforme a la voluntad de Dios. Esa es la verdadera sabiduría.

Inteligencia o entendimiento: El Espíritu Santo nos ayuda a comprender el camino hacia Dios. Esa es la inteligencia. Nos lleva a entender el amor que Dios nos tiene y la redención proporcionada por el Hijo. En esencia, es la habilidad que se nos da para adentrarnos en el conocimiento de Dios.

Consejo: El don de consejo es dado por el Espíritu Santo para aplicar el beneficio del conocimiento adquirido mediante los dones de sabiduría e inteligencia, en beneficio de otras personas que necesitan orientación. La Palabra de Dios y el ejemplo de Cristo habrán siempre de ser la guía para el ejercicio de este don, cuyo objetivo es la justicia y la paz.

Fortaleza: Mediante este don, el Espíritu Santo nos fortalece en la fe. Nos da firmeza y nos ayuda a recorrer el espinoso camino que conduce a la salvación, aún en medio de las dificultades y las pruebas.

Ciencia: Este don del Espíritu Santo nos permite infunde el conocimiento de Cristo y nos ayuda a aplicarlo. No es erudición. Es entender la Palabra de Dios y su voluntad en las circunstancias cotidianas que nos rodean.

Piedad: Por este don, el Espíritu Santo nos lleva a actuar con los demás, como lo haría Jesús. Es un don de contemplación y de acción; es decir, implica sentir dolor ante la necesidad del prójimo, pero nos lleva también a la acción solidaria.

Temor de Dios: No es miedo a Dios. Este don del Espíritu Santo nos lleva entender el amor de Dios por nosotros y relacionarlo con las acciones que obramos. Nos lleva realmente a amar a Dios y a nuestros hermanos.

LOS FRUTOS DEL ESPÍRITU SANTO

Estos dones producen frutos en las personas; son expresiones de la perfección que habremos de vivir en la presencia gozosa y eterna de Dios. En el texto de Gal 5,22-23, Pablo cita 9 de los frutos del Espíritu Santo, en tanto que la Tradición de la Iglesia ha identificado otros tres, para un total de doce; ellos son:

Amor, caridad: Es el primer fruto. Surge del amor de Dios; se manifiesta amándolo a él y al prójimo.

Alegría, gozo espiritual: Proviene de sabernos amado por Dios. El Espíritu Santo nos conduce a vivir alegres aún en medio de las dificultades.

Paz: Es tranquilidad de nuestro ánimo y alegria perfecta. Es la paz que sólo puede dar Dios.

Paciencia: Es saber aguardar sin inquietud aún en las situaciones más dificiles.

Longanimidad o persevarancia: Matentenerse firme en el ánimo en situaciones de sufrimiento, con la certeza de que nos aguarda un gozo eterno.

Bondad: Es hacer el bien en nuestras vidas.

Benignidad: Ser buenos; no actuar con maldad

Mansedumbre: Actuar mansamente, no sentir ira, ser de trato dulce con los demás.

Fe: El Espíritu Santo nos ayuda a creer en lo que tenemos aceptar como verdad.

Modestia: Modera y regula en nosotros nuestras acciones y palabras.

Continencia: Modera los deleites de los sentidos.

Castidad: Refrena los deleites impuros.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...